lunes, 25 de marzo de 2013

Animación y racismo

Hace un tiempo me recomendaron la película Napoleon Dynamite. No me gustó.
Creo que es una película tonta que, resguardándose en el escudo de comedia, cae en el racismo y la discriminación.
Entonces, conversando con los amigos, llegamos a la pregunta retórica de ¿tiene límites el humor?
En mi opinión, sí. Se puede hacer humor de cualquier cosa, pero ese humor debe ser inteligente, ése sería el requisito. Para mí, debe procurar que el objeto de la comedia no sea a la vez el sujeto que estás usando. O sea, si tu personaje es un mexicano inmigrante, no puedes reírte de los inmigrantes. Ya suficientes problemas tienen como para reforzarle a los rubiecitos sus estereotipos.

A propósito, me acuerdo de este gif que siempre se aparece en la ínternet:
Si un meme es racista o alguien comentaba alguna cosa medio racista, le ponían el gif.

Ahora, un animador ingenioso tomó este mismo gif y se armó esta joya:
 

Para matar el chiste, lo explicamos. Este chistosito reúne elementos estereotípicos de un negro y los pone en el gif. O sea, el negro que reclama el racismo ahora es, él mismo, un negro digno de discriminar.
Así, el gif ya no se ríe del racista ni del negro del gif. El gif se ríe de los estereotipos que usan los racistas. Magia, se acaba de dar vuelta el chiste y ahora el humor es hacia el racista. El chistoso, muy inteligente, toma el estereotipo y lo tensa tanto que ya no cede un milímetro al racismo.
Este tipo de inteligencia es la que no se ve en la película, que más parece un remake taquillero de speedy gonzález.

Para terminar, en una de mis clases de animación por internet, que con gran esfuerzo dicto en inglés, alguien escribió un comentario que decía "Vote for Pedro", en alusión a la película y a mi inglés con bigotes.
Por ese comentario todo este texto. Y, sepan, no me avergüenzo de mis bigotes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada